ATENCIÓN TEMPRANA

Para proporcionar al niño/a las mejores oportunidades de desarrollo físico, intelectual, social y emocional

La Atención Temprana es una intervención terapéutica dirigida a menores de 0 a 6 años y sus familias, que busca responder lo más precozmente posible a las necesidades, ya sean transitorias o permanentes, que presentan los/as niños/as con trastornos en el desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos.

Incluye un conjunto de actividades y técnicas diseñadas para aprovechar la plasticidad cerebral del menor, ya que es en este primer estadío del desarrollo cuando ésta es mayor.

El objetivo es optimizar el desarrollo del niño/a y prevenir o reducir las limitaciones en su autonomía. Para ello se busca garantizar y coordinar los medios y recursos del menor y de toda la familia, facilitando de la forma más óptima posible su integración en el medio familiar, escolar y social.


Estimulación Temprana

En ocasiones, en la etapa que va del nacimiento a los 6 años se observan posibles dificultades en diferentes áreas del desarrollo del niño, que es necesario abordar para favorecer un adecuado crecimiento. Durante este proceso, se acompaña a las familias en el afrontamiento de dichas dificultades, ofreciendo apoyo emocional y orientaciones para saber como relacionarse con sus hijos/as o como estimular un adecuado desarrollo.

  • Área cognitiva: intervención a través de juegos en procesos cognitivos como la atención, memoria, funciones ejecutivas, etc.
  • Área motriz: intervención en motricidad gruesa (coordinación, conocimiento del cuerpo, equilibrio, etc.) para desarrollar patrones que favorezcan el desarrollo en motricidad fina (manipulación y grafomotricidad).
  • Área de lenguaje, comunicación y alimentación: intervención a través de juegos en las dificultades desarrollo de la comunicación, el lenguaje y problemas en la alimentación.
  • Área socioemocional: intervención en miedos, dificultades en la conducta, relación con iguales, relación entre hermanos, enuresis, encopresis, etc.

La duración de las sesiones es de una hora y su frecuencia semanal (pudiéndose distanciar en función de la evolución del menor).

Durante todo el proceso se incluye en el tiempo de la sesión del/a niño/a orientaciones a los familiares y, en ocasiones, sesiones con los tutores y/o familiares a cargo, en las que poder abordar temas específicos o acompañar y apoyar en la crianza.


MOTIVOS DE CONSULTA